Archivo del blog

martes, 18 de noviembre de 2014

Bizcocho de yogur griego, coco y mango

Cada vez me da más pereza escribir recetas, y es que últimamente estoy más centrada en el pan... El caso es que llevo unos días mirando un mango que tenía en el frutero y diciéndome a mi misma... Se va a echar a perder, se va a echar a perder... uff, casi casi, y parece que para esta receta a venido genial que estuviera bien maduro, ya que con la pulpa de medio mango ha dado un aroma super intenso... Solo diré que lo horneé esta mañana sobre las doce y hace media hora que he llegado a casa (21.20) y al abrir la puerta me ha venido el olor... increíble!
La receta original es de uno de los libros, como no podía ser otra, de The Great British Bake Off, y es de coco y ralladura de  limón. Lo he cocinado varias veces y la verdad es que me encanta su textura. La primera vez que leí la receta me llamó mucho la atención porque no lleva ni mantequilla ni levadura!


Queda muy esponjoso y el coco rallado le da una textura excepcional. Para mi gusto lleva lo justo, ya que no sabe a coco en exceso.


Es un bizcocho grandecito... yo he usado un molde de 25cm por 22cm.
Vamos con los ingredientes:
250gr de harina común
60 gr de coco rallado
ralladura de naranja
3 huevos L
150gr de azúcar ( yo he usado golden caster sugar porque me encanta, y el la receta original se ponía 300)
125ml de aceite de girasol
2 yogures griegos
1 cucharadita de bicarbocato
un chorrito de zumo de limón
Medio mango triturado con 1/2 cucharadita de cardamomo molido

Antes de nada ponemos a precalentar el horno a unos 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar.


Vamos con la preparación!
Pesamos la harina , el coco y mezclamos en un bol con un poco de ralladura de naranja.
Con un batidor eléctrico batimos los huevos hasta que queden realmente espumossos, vamos añadiendo el azúcar y después el aceite. En este punto sería normal que bajara un poco, pero no hay problema!
La parte eléctrica ha concluido.
Añadimos la harina con el coco de un golpe y mezclamos con una cuchara o espátula de goma con movimientos envolventes.
En un bol pequeño ponemos los dos yogures y la cucharadita de bicarbonato. Añadimos el limón y removemos para mezclar envolventemente con el resto de los ingrediente. Por último ponemos el puré de mango.
Horneamos durante unos 35 minutos. Sacamos y dejamos enfriar en la rejilla.

Para el glaseado he usado un tazón de Royal icing sugar bien tamizada y zumo de naranja, que he colado también. El líquido hay que ponerlo poco a poco hasta que alcance el espesor deseado. y para adornar bolitas de anís!

Es bastante sencillo de hacer y os prometo que está delicioso!


Espero que os guste!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Apple pie cake

domingo, 7 de septiembre de 2014

Bizcocho Madeira aromatizado con cardamomo y limón

La verdad es que este verano he estado horneando menos de lo habitual en mi, y es que el calor y encender el horno se me ha estado haciendo difícil, sobre todo estas dos últimas semanas. Pero no es solo por la cuestión del calor... a mi el vicio me puede! En verano todo se complica... Hace unas semanas haciendo hojaldre solo con el calor de las manos la masa se me fundía... Y ni que decir de coger la manga pastelera! Todo lo que entre ahí sale convertido en aguachirri!
El caso es que este verano me he limitado a hornear pan y algún que otro bizcocho... A éste precisamente le tenía ganas! bizcocho Madeira.... suena exótico verdad? Es un bizcocho muy pero que muy cremoso, ideal para tomar con un cafelito por la mañana!  Lleva una proporción importante de mantequilla.... Pero ya que está terminando el verano no nos vamos a preocupar por eso, no?

Recién salido del horno!
El caso es que éste sábado me apetecía un simple y contundente bizcocho con muuucha mantequilla y elegí esta receta del libro de Delia´s cakes, un libro delicioso,con gusto, con recetas sencillas y a la vez sofisticadas... Pero claro, le tenía que dar mi toque personal, una cucharadita de cardamomo molido que,  mezclado con el limón , deja un regustillo delicioso en la boca durante minutos... ay no! que me he equivocado! Retrogusto que tengo que decir! ay! Zuli... métete en el roll de bloguera cocinera!
No soy más pesadita y voy con lo ingredientes. Primero poned el horno a precalentar a 180º eh? Engrasad el molde que más os guste... Ya, ya voy...
Enfriando
225 gr de harina
2c de levadura
Una pizca de sal
Ralladura de limón y 1/2 c de cardamomo molido
110 g de azúcar ( yo y mi amiga Delia hemos usado Golden caster sugar)
175 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevo L
3 C (cucharada sopera) de leche

La preparación es bastante sencilla... Primero tamizad la harina con la levadura y la sal, añadid el azúcar,el limón y el cardamomo, después la mantequilla y empezad a mezclar.... A continuación los huevos uno a uno previamente batidos. Cuando los huevos ya se han mezclado se añade la leche para que la masa no quede tan espesa...
Ya está, no mentía... es así de fácil... lo vertéis en el molde y al horno durante unos 30 minutos, o hasta que al insertar un palillo salga limpio. 
  


Tiene buena pinta, ¿verdad? 




No tuve paciencia para que se terminara de enfriar... Aun así el corte fue bueno!

Ya me contaréis!
























domingo, 27 de julio de 2014

Cookies OH MY GOD!

 La  primera vez que vi esta receta me llamó mucho la atención... Es de un libro que se llama The boy who bakes, de Edd Kimber, ganador de la segunda edidión de The Great British Bake off... Los que me leéis a menudo sabréis que soy una fanática incondicional...


El caso es que no tardé mucho en hacerlas... preparé la masa en casa y las hice en casa de mi madre con mi sobrina y mi amiga Laura ( o como a ella le gusta que le diga: mi personal assistant)... Calientes nos zampamos una pocas, templadas más y frías ya ni te digo... Esa noche no puede conciliar el sueño, di más vueltas que una noria en la cama. Por la mañana hablando con Laura me dijo que tampoco... a algo se debía nuestro insomnio... Al chocolate señoras y señores, AL CHOCOLATE... éstas cookies llevan muucho chocolate negro!


Como bien comprenderéis no está la vida para quitarse horas de sueño gratuitamente, que ya tiene una bastante con la enganchaera a las series y a los realities de cocina! de ahí que en la versión oh my god de estas cookies haya optado por el chocolate con leche.
En cuanto a lo de oh my god tiene su historia... tengo que confesar que no fueron esas las primeras palabras que salieron de mi boca tras el primer bocado sino un por mi madre y oh my god fue lo que en ese momento me pareció la mejor traducción... pero la historia no acaba ahí! Por la tarde le di unas galletas a Rachael, una alumna inglesa, para que las probara y cuando llegó a casa y la probó éste fue el mensaje que me mandó: oh my god your cookies! Me moría de la risa... soy una visionaria, jajajaja!


Ya no me enrollo más! Os advierto que salen un viaje de galletas... como 50, así que fácilmente podéis hacer la mitad!
Ingredientes:
500 gr he harina blanca, una cucharadita de levadura,  una de bicarbonato y un pellizco de sal
225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de azúcar morena clara (light brown sugar)...si sis golosos poner más
1 cucharadita de vainilla en pasta de Nielsen-Massey si puede ser...
2 huevos
500 gr de chocolate a trozos... yo puse una tableta de chocolate Valor con dulce de leche, una de Nestlé con leche para postres y el resto de chocolate negro


Lo primero que hacemos es tamizar los ingredientes secos y reservar.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y quede cremoso. A parte batimos los huevos un poco con la vainilla y los vamos agregando a la mantequilla poco a poco. Cuando todo está integrado añadimos la harina en tres veces. La masa de las galletas está lista cuando le ponemos el chocolate a trozos. 
Estas galletas están realmente buenas si haces la masa por la noche y la dejas en la nevera toda la noche.


Para hornear las galletas saca la masa de la nevera y pon el horno a calentar a unos 180º. Con la ayuda de una cuchara ve sacando trozos de masa y haciendo bolitas como del tamaño de una pelota de golf y disponlas bien separaditas en una bandeja con papel de horno. A mi me salieron tres hornadas con dos bandejas en cada hornada. También puedes hacer la mitad de la masa o ir horneándolas a tu antojo, ya que en la nevera la masa puede durar unos días...
Como veis, estas galletas pecaminosas carecen de dificultad... ya solo me queda decir que llevo deseando comerme una galleta desde que he empezado a escribir la receta por mi madre! Me voy a por una!

martes, 20 de mayo de 2014

Galletas semi integrales con mermelada de frambuesa / Galletas con tritordeum y mermelada de membrillo




Yo no sé vosotros... pero cuando era pequeña las galletas que más  llamaban la atención de  típica lata de pastas danesas eran las de mermelada... aunque al final era bastante decepcionante porque la capa de mermelada era minúscula... y, todo sea dicho, me he resarcido con estas pastas porque la capa de mermelada es mucho más generosa!
La receta la he adaptado de Learn to bake, del cual no ha me decepcionado ni una sola receta!


  Estas galletas me han sorprendido bastante porque son muy sencillas y quedan muy crujientes! Se supone que duran unos cuatro días, pero como podréis suponer no han llegado no al segundo!

La masa se hace a mano así que os recomiendo que no encendáis el horno desde el principio, ya que lleva su tiempo... yo lo encendería cuando la masa estuviera lista. Salen unas 16 o 18 galletas de tamaño grande, aunque siempre las podéis hacer más pequeñitas. Eso sí, necesitaréis dos bandejas de horno con papel vegetal o hacerlas en dos tandas.

Vamos con los ingredientes, pues:
125 gr de harina blanca
125 gr de harina integral (yo puse 100 de integral y 25 de espelta)
150 gr de mantequilla fría en daditos
100 gr de azúcar de la que más os guste... Golden caster sugar para mi!
1 cucharadita y media de levadura
Una pizca de esencia de vainilla vainilla en pasta de Nielsen-Massey
1 huevo y una yema
Mermelada

Añadir leyenda
En un bol ponemos las dos harinas con la levadura, el azúcar y la mantequilla y trabajamos con las yemas de los dedos hasta que quede migajas... leva un ratito pero es muy reconfortante!
Cuando la mantequilla está bien integrada batimos los huevos con la vainilla y añadimos hasta formar una masa.
Ahora sería el momento de encender el horno fuerte, a unos 200º.
Si veis que la masa está muy pegajosa la metéis en la nevera unos minutos.
ahora debemos hacer bolitas de igual tamaño y ponerlas en las bandejas bien separadas porque luego se aplastan y crecen!
Cuando ya tenemos todas las bolitas nos enharinamos el dedo pulgar y lo hundimos en la masa para hacerles el hueco en el que luego pondremos la mermelada. Ponemos la mermelada con una cucharita y listo!
Tardan de 10 a 15 minutos pero lo ideal es que queden doradas para que esté más crujientes!
Tened mucho cuidado porque la mermelada caliente coge una temperatura muy alta... dejadlas que de enfrían un poco en el mismo horno y luego las pasáis a la rejilla para enfriar del todo!
¿A que son fáciles?
No tenéis excusa... ya me contaréis!




Hoy os traigo otra versión: 125 gr de harina floja, 75 de morena y 75 de tritordeum de El Amasadero . El azúcar se la he puesto blanca para no robarle protagonismo a la harina tritordeum, que es exquisita. La mermelada es de membrillo, que se hace igual que el dulce de membrillo pero apartándola antes del fuego. 





sábado, 1 de marzo de 2014

Pan dulce de cardamomo y limón con piñones y chocolate blanco

La receta que os traigo hoy es un pan dulce (no tan dulce) a prueba de bombas. Lo he hecho tres veces con diferentes sabores y las tres veces ha salido espectacular. La receta original pertenece a THE BAKING BOOK, un libro del que todas las recetas que he hecho, sin excepción, me han salido bien. La primera vez lo hice tal y como aparece en el libro... con especias y relleno de mazapán y guindas. La segunda vez con especias y relleno de pacanas y pepitas de chocolate y la tercera, ya lo veis.
La masa con especias queda preciosa, con todas las motitas, y la de limón y cardamomo es increíblemente aromática.




Vamos con los ingredientes, pues...
350gr de harina blanca de fuerza
1/2 cucharadita de sal
25 gr.de azúcar
1 cucharadita de levadura seca de panadero
75gr de mantequilla en daditos
200ml. de leche templada
Unas 15 vainas de cardamomo
Una cucharadita de ralladura de limón
Unos 50 gr de piñones
Unos 80 gr de chocolate blanco

 Lo primero que tenemos que hacer es vaciar unas 15 vainas de cardamomo y machacar las semilla en el mortero. Rallamos la piel del limón. Yo le pongo poquito porque mis limones son frescos y ecológicos, de mi huerto, y son muy aromáticos... pero siempre está al gusto de cada uno.

En un bol ponemos la harina, la sal, el azúcar y la mantequilla en daditos. Trabajamos con las puntas de los dedos hasta que la mantequilla de deshaga con la harina y quede una textura como de migas de pan.



Ponemos también el cardamomo y el limón. Templamos la leche, le echamos la levadura y removemos un poco. Añadimos la leche poco a poco a la harina y usamos las manos para mezclar. Cuando ya hemos puesto toda la leche mezclamos un poco más con la manos hasta que esté todo integrado.

Sin miedo, pasamos la masa a la superficie de trabajo y aunque esté muy pegajosa no caigáis en la tentación de ponerle más harina. Trabajándola dejará de estar pegajosa y se pondrá elástica. Yo al principio uso la rasqueta y la voy separando de la encimera y lanzándola contra ella hasta que veo que no se pega... luego la termino de amasar a mano. No desesperéis que la labor puede llevar de 10 a 15 minutos. Si os desesperáis dejad la masa repodar 3 minutitos y cuando volváis a ella será más fácil de trabajar. Cuando la masa está lisita y elástica la debéis dejar reposar en un bol tapado con film transparente o con un paño húmedo hasta que doble el volumen... dependiendo de la temperatura puede llevar de 1 a 4 horas.
 Una vez que la masa ha doblado el volumen la estiráis con el rodillo  y ponéis los otros ingredientes así:


Ésta foto es del primero que hice con mazapán y guindas.
Con la masa hacéis un rollo y le dais la forma que más os apetezca.
Yo le pongo forma de caracol porque me gusta, y se puede dejar a levar dentro de un molde redondo.
Así que con la forma que le deis debéis dejarlo levar otra vez, así que además de tener el aroma de las especias y el limón toma el aroma del relleno. Yo rallé parte del chocolate blanco y también le puse trocitos.


 En mi caso, como me puede a hacerlo por la tarde a la hora de dejar el pan ya formado a levar era ya muy tarde así que lo metí en la nevera y al día siguiente lo saqué dela nevera para que perdiera frío y lo horneé a unos 180º durante 20 o 30 minutos (cada uno conoce su horno). Cuando le das in golpecito en la base y suena hueco significa que el pan está cocido.


   La verdad es que este pan está delicioso tal cual, o con mantequilla, o con mermelada, con miel...

A mi me ha encantado así que ya me contaréis qué os parece... y si os parece que me he quedado corta en explicaciones aquí estoy para resolver todas vuestras dudas!
 Feliz carnaval!

viernes, 14 de febrero de 2014

Carrot cake muffins (Muffins de tarta de zanahoria)

La verdad es que estoy un poco vaga a la hora de publicar recetas últimamente, la razón es que yo tengo que encontrar algo que sea original, aunque no sea un dulce o un pan espectacular...
Sigo con las recetas sanas... éstos muffins no llevan mantequilla, y muy poco aceite, además tienen cereales integrales, azúcar moreno y zanahoria... ¿os he convencido ya de que son sanos?
Sobre lo de llamarse  muffins de tarta de zanahoria lo tendréis que corroborar vosotros cuando los probéis... Van rellenos de queso crema con ralladura de naranja, lo que le aporta suavidad y frescura, de ahí que os pueda dar mi palabra de que son como minitartas.
La receta es una adaptación de uno de mis libros de The Great British Bake Off... un gran libro por si tenéis la oportunidad de comprarlo.
La realización es super sencilla... la verdad. Necesitaréis: dos boles pequeños y uno grande, báscula, varilla, rallador, bandeja de magdalenas y cápsulas grandecitas.
Vamos con los ingredientes, pues:
225 ml de leche
75 gr de cereales tipo all brain (yo he usado muesli)
120 gr de queso crema
Ralladura de una naranja
Una cucharada de azúcar blanco
150 gr de zanahoria rallada
4 cucharadas de aceite de girasol
120 gr de azúcar moreno (yo he usado ligth brown sugar)
2 huevos L
200 gr de harina+ 2 c de levadura+ 1c de mezcla de especias (canela, clavo, jengibre, etc)
Precalentamos el horno a 170º y preparamos el molde con las cápsulas.

Lo primero que tenéis que hacer es mezclar los cereales con la leche y un poco de ralladura en un bol.
En otro bol mezcláis el queso con el resto de la ralladura y el azúcar blanco.


Pelamos y rallamos la zanahoria y la mezclamos en un bol con el azúcar moreno. Después añadimos el aceite y los huevos. Tamizamos sobre esta mezcla la harina con la levadura y las especias. Al final añadimos la leche con los cereales.
No os preocupéis si la masa está muy líquida, salen perfectos.



Repartimos la masa de manera uniforme en las capsulitas y después ponemos una cucharadita de la mezcla del queso en cada una.

Horneamos durante unos 20 minutos (cada uno conoce su horno)

Y eso es todo! los dejamos unos 5 minutos en el molde para después dejarlos enfriar en la rejilla. Y a comer!

¿Qué os parece? ¿Mentía? ¿Fáciles verdad? Pues ya me contaréis!

Feliz fin de semana a todos!

jueves, 23 de enero de 2014

Galletas de avena con pistachos y arándanos

Yo creo que en nuestro inconsciente colectivo está grabado que la avena es sana... para la piel, para los intestinos, etc. El caso que si hago un pan o unas pastitas con avena el sentimiento de culpa se disipa un poco..., me harto a carbohidratos pero el menos llevan avena, no?
El caso de estas galletas es que además llevan frutos rojos, que son antioxidantes! Total, que entre la avena y los frutos rojos creamos pequeños bocados de felicidad antiarrugas, antienvejecimiento, antiestreñimiento, antidepresión y antidieta!
La verdad es que las galletitas están muy buenas, la mezcla de pistachos a arándanos es genial...y el crujiente de los copos de avenas ideal!
 Vamos con los ingredientes, pues:
100 gr de mantequilla blandita
120gr de azúcar moreno blanda
Una cucharada de miel
Una pizca de sal
Un poco de pasta de vainilla
1 huevo
125 gr de harina
1c de levadura
125 gr de copos de avena
60 gr de pistachos picados
120 gr de arándanos secos y troceados
Un poco de leche en caso de que haya que aligerar la masa
 Precalentamos el horno a 180º y disponemos dos bandejas con papel vegetal... si tenéis tres mejor que mejor, ya que a mi se me han quedados unas pocas de galletas rezagadas y las he tenido que hornear en dos veces...
Los que me leáis sabréis que normalmente pongo los ingredientes en el orden de adición, y ésta no iba a ser la excepción...

Primero debemos mezclar la mantequilla y el azúcar hasta que se integren...yo he usado light brown sugar. A continuación ponemos la miel, la sal, la vainilla y el huevo y mezclamos un poco más. La harina con la levadura  y la avena la las echamos de una vez y mezclamos. Por último los frutos. Si veis que la masa queda muy muy compacta le ponéis el chorrito de leche.


 Para ponerlas en la bandeja he usado una cuchara de helados pequeña pero con dos cucharitas va de perlas! Dejad hueco entre ellas para que no se junten al hornearse. No creo que hayan estado más de 10 minutos, así que no os despistéis y cuando estén doraditas las sacáis.


Eah! Y porque me encantan que las recetas me salgan bien, en vez de fumarme un puro como Aníbal el del Equipo A, me como una galleta que es más sano!
Ya me contaréis!